X
ALERTA METEOROLÓGICO




  • La lluvia es una precipitación de agua generalmente inofensiva pero en ocasiones puede darse de manera intensa, durando desde unos pocos minutos hasta varios días; llegando incluso a ocasionar anegaciones, tanto en zonas rurales como urbanas. Por eso es necesario estar preparados para prevenir inconvenientes y actuar de manera adecuada.

    Consejos

    - Mantené limpios los desagües y las zanjas.
    - Contá siempre con velas o luces de emergencia.
    - Tené a mano el botiquín de primeros auxilios.
    - Circulá por lugares seguros, evitando sectores que estén bajo agua.
    - Evitá refugiarte o cruzar por debajo de los árboles.
    - Desconectá rápidamente los servicios de luz, gas y agua.
    - No toques alambrados o cables en la calle.
    - No saques la basura a la vía pública.
    - Bebé agua potable o hervida, desinfectada con gotitas de lavandina.
    - Ingerí alimentos seguros, cocidos y de procedencia reconocida.
    - Deshacete de cacharros que puedan acumular agua y criar mosquitos.
    - Usá repelente contra insectos y ropa que cubra todo tu cuerpo.
    - Consultá con un médico ante algún síntoma o enfermedad.
    - Guardá tus documentos personales en bolsas de plástico bien cerradas.
    - Asegurate de que los aparatos eléctricos estén bien secos antes de conectarlos.




  • La niebla es un fenómeno meteorológico que se da por la presencia de nubes muy bajas -casi a nivel del suelo- y está conformada por pequeñas partículas de agua que quedan suspendidas en la atmósfera, reduciendo la visibilidad a no más de un kilómetro. En cambio la neblina es un tipo de niebla poco espesa que permite ver a una distancia igual o mayor que esa.

    Si bien ninguna de ellas representa un peligro directo para la salud, es recomendable tener extrema precaución al momento de circular por la vía pública, ya sea en vehículo o a pie.

    Consejos

    - Andá con mucha precaución, prestando atención a tu alrededor.
    - Conducí despacio y estacioná en un lugar seguro.
    - Encendé las luces bajas y las antiniebla.
    - Prendé las balizas, de ser necesario.
    - Evitá el uso de las luces altas, ya que reducen aún más la visión.
    - Usá limpiaparabrisas y desempañador.
    - Frená si hay un vehículo detenido. Nunca lo sobrepases.




  • Una ola de calor es un período excesivamente cálido en el cual las temperaturas máximas y mínimas superan los valores habituales durante por lo menos tres días consecutivos.

    Para aminorar su impacto sobre la salud existe un sistema de alerta constituido por cuatro niveles, los cuales sirven para saber qué tipo de recaudos tomar, poniendo especial cuidado en los grupos de riesgo; es decir, bebés, niños pequeños, adultos mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas, tales como hipertensión arterial, obesidad y diabetes.

    Tipos de alerta

    Verde: no representa peligro alguno sobre la salud, por lo que solo requiere un mínimo estado de vigilancia durante el verano.

    Amarillo: anuncia temperaturas superiores a las máximas y mínimas habituales, las cuales resultan peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo.

    Naranja: advierte acerca de temperaturas muy peligrosas, especialmente para los grupos de riesgo. Se declara cuando la ola de calor continúa en el tiempo y aumenta así el exceso de calor.

    Rojo: representa casos excepcionales de olas de calor. Pueden afectar a todas las personas, no solo a los grupos de riesgo.

    Consejos

    - Tomá agua o jugos de fruta aunque no tengas sed.
    - Comé frutas y verduras, y no comas en abundancia.
    - Evitá las bebidas alcohólicas o muy azucaradas.
    - Reducí la actividad física.
    - Permanecé en espacios ventilados o acondicionados.
    - Mantené las persianas bajas y las ventanas cerradas durante el día.
    - Vestite con ropa clara, ligera y holgada.
    - Usá sombrero, anteojos de sol y protectores solares.
    - No te expongas al sol en exceso ni de 11 a 17 horas.




  • Una ola de frío es un período de temperaturas extremadamente bajas en relación con la media de la época invernal. Suele durar más de un día y puede producir un aumento de enfermedades y hasta de fallecimientos, por lo que es necesario adoptar medidas para minimizar su impacto.

    Consejos

    - Vestite con ropa abrigada.
    - Cubrirte la boca, la nariz y las orejas.
    - Evitá la actividad física en exceso.
    - Bebé líquidos calientes, evitando ingerir alcohol.
    - Tomá recaudos para prevenir enfermedades.
    - Cubrite la boca al estornudar o toser y evitá contagiar por contacto si estás enfermo.
    - No tomes ningún medicamento sin previa consulta médica.
    - No uses braseros ni estufas a leña, carbón o gas en lugares cerrados o con poca ventilación.




  • Los vientos fuertes constituyen una fuerza natural originada por una perturbación atmosférica que puede estar acompañada o no por lluvias e incluso por tormentas que pueden causar inundaciones. Su intensidad varía, pudiendo provocar pérdidas humanas y materiales; entre ellas, daños en la infraestructura urbana y en zonas rurales. Por eso es importante tener en cuenta todos los recaudos necesarios para prevenir o mitigar las posibles consecuencias negativas que pudieran ocasionar.

    Consejos

    - Cerrá y asegurá bien puertas, ventanas o toldos.
    - Alejate de cornisas, árboles, carteles o postes que puedan caer.
    - Reducí la velocidad al conducir.
    - Retirá macetas y objetos que estén en altura y puedan caer, provocando un accidente.
    - Tomá precauciones delante de edificaciones en construcción o mal estado.
    - Prestá atención al circular por la calle. Podría haber objetos arrastrados por el viento.




  • Las tormentas eléctricas constituyen un fenómeno meteorológico caracterizado por la presencia de rayos y truenos. Generalmente están acompañadas de vientos fuertes y lluvia intensa, y a veces provocan la caída de granizo. Por eso es necesario tener en cuenta algunas recomendaciones a seguir para estar seguros.

    Consejos

    - Mantenerse informado sobre el estado del tiempo, sobre todo si hay alerta meteorológico.
    - Prestar atención a las señales de tormenta: cielo oscuro, relámpagos, truenos, viento anormal.
    - Implementar las distintas medidas preventivas aconsejadas por organismos oficiales.
    - Refugiarse en espacios seguros, construcciones sólidas, o vehículos con las ventanillas cerradas.
    - Tratar de permanecer con ropa seca.
    - Desconectar los aparatos eléctricos.
    - No tocar objetos metálicos, electrodomésticos, equipos eléctricos, teléfonos, cables, alambrados, vías del ferrocarril, bicicletas, motos, tractores, maquinarias ni equipamiento de camping.
    - Permanecer alejado de árboles, puertas y ventanas, sobre todo si estas se encuentran abiertas.
    - Distanciarse de masas de agua, arroyos, tuberías, playas, piletas y piscinas.
    - Alejarse de lugares elevados o descampados y de árboles aislados.
    - Evitar hacer actividades al aire libre o caminar por zonas de campo.
    - De estar en un descampado, recostarse en el piso para evitar atraer descargas eléctricas.
    - Tirarse inmediatamente al suelo o inclinarse hacia adelante poniendo las manos sobre las rodillas en caso de sentir el cabello erizado u hormigueo en la piel, pues podría ser efecto de la caída de un rayo.




  • El granizo es una forma de precipitación que se origina cuando corrientes de aire ascienden al cielo de forma muy violenta. Es un fenómeno atmosférico poco usual, ya que solo se forma en los cúmulos nimbus; es decir, en nubes que se caracterizan por ser de mayor tamaño que las habituales. A esas nubes ascienden gotas de agua que se convierten en hielo, ganando dimensiones hasta caer y llevar consigo las gotas que va encontrando a su paso, formando así lo que se conoce como bolas de granizo.

    Las bolas de granizo suelen tener solo algunos milímetros de diámetro pero a veces llegan a alcanzar varios centímetros, tornándose más peligrosas. Por ello, el granizo puede ser solo una pequeña molestia o bien causar serios daños en cosechas, automóviles, estructuras frágiles e incluso en personas y animales. Por eso es conveniente seguir algunos consejos para evitar complicaciones.

    Consejos

    - Buscar refugio urgentemente.
    - Conducir con calma hasta llegar a sitios con protección -estaciones de servicio o playas de estacionamiento- o estacionar bajo árboles tupidos, alejándose de los vidrios laterales, ya que podrían estallar.
    - Estar atento a los informes de Meteo Varela y Defensa Civil, quienes darán el alerta en caso de ser necesario.
    - Resguardar a animales y vehículos.
    - Proteger sembrados y zonas rurales con mallas antigranizo, tejidas de monofilamento de polietileno de alta densidad, con tratamiento UV.